Romance del Poéta

Poesía, música y color
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 LA FALTA DE DESEO SEXUAL

Ir abajo 
AutorMensaje
Elisa maria
Administrador
Administrador
avatar

Cantidad de envíos : 618
Fecha de inscripción : 09/03/2008

MensajeTema: LA FALTA DE DESEO SEXUAL   Miér Mar 19, 2008 1:48 pm

El 30 % de las consultas de terapia sexual se centran en un gran factor: la falta de deseo. Algo que es natural se transforma en motivo de angustias, hasta separaciones. ¿Cuáles son las razones para enfrentar a tu pareja y decirle, otra vez?. “Esta noche no”.

Cinco formas de enfrentar el sexo

El deseo siempre ha sido un misterio, sobre todo para los hombres, quienes consideran abiertamente que las mujeres tienen sus niveles de apetito sexual muy bajos en comparación a ellos. Y es que el tema del deseo no es sólo un asunto de neurotransmisores cerebrales (los que lo regulan, aumentándolo o inhibiéndolo), sino que además se ve afectado por la experiencia personal de cada uno.

sin deseo: Aquellos que jamás se han sentido muy sexuales, ni han creído que el sexo es un elemento importante en sus vidas. A lo largo de su existencia han pasado por largos períodos de abstinencia y soledad. Se casan con la secreta esperanza de que esta particularidad no ocasione mayores conflictos, pero suelen equivocarse eligiendo a personas con deseos sexuales normales lo cual tarde o temprano llevará a dificultades en el matrimonio.

Represivos Personas cuya formación familiar o religiosa fue muy represiva o también quienes han padecido una experiencia particularmente traumática. Ellos se han convencido de que el sexo es algo oscuro y sucio por lo cual hacen todo lo posible para evitarlo, y cuando ocasionalmente aceptan las relaciones sexuales estas ocurren rápida y mecánicamente.

Pareja en crisis Son individuos que luego de un período en el cual disfrutaron de buenas relaciones sexuales han caído en inapetencia coincidiendo con una pareja en crisis. La falta de deseo revela en este caso la profundidad del desacuerdo.
Resentidos Personas que a través de la falta de deseo revelan en forma inapelable el rencor y la rabia acumulada por una pareja donde el sometimiento ha sido la norma.

Depresivos Personas que sufren de un proceso depresivo que anula sus capacidades de disfrute, no sólo del sexo, sino de la vida misma.

Otros trastornos: "Trabajólicos" y "Frustrados"
A estos cinco grupos el psicólogo clínico agrega a los “trabajólicos”, quienes ven afectadas sus vidas sexuales por el estrés permanente al que están sometidos. Además, añade a quienes han cambiado el receptor de ese deseo sexual, es decir, desean a otra persona. Y finalmente se encuentra el grupo de personas que simplemente no se sienten queridos o llevan consigo una frustración por ver que la química sexual con su pareja se ha ido apagando.

Aceptar por temor
Es evidente que la ausencia de deseo sexual por una de las partes de una pareja, trae conflictos constantes. Por eso, muchos o todos ellos, prefieren evitar peleas o discusiones acerca del tema y callan sus sentimientos, aceptando tener relaciones sin ganas aparentes.

Producto de esta presión, el sexo se transforma en un encuentro de dolor y angustia. Por eso, cuando esto ocurre en vez de reaccionar con alteración y enojo, es mejor optar por la comunicación. No es fácil, porque es claro que como consecuencia de la baja del deseo sexual se produce un alejamiento emocional y disminuye la armonía en la pareja.

Trastornos que afectan
Los trastornos en el deseo tienen que ver con la disminución o ausencia constante del apetito de actividad sexual, provocando angustias o problemas con la pareja como consecuencia.

Esta patología, llamada también trastorno del deseo sexual inhibido o hipoactivo, ocurre en el 20 por ciento de las mujeres y en el 10 de los hombres.

Y es que para desear sexualmente a alguien es necesario realizar todo un proceso sicosomático complejo, donde entra en juego la actividad cerebral, un medio hormonal y un argumento cognitivo, que reúne los intereses con las motivaciones sexuales. Si algo falla en este proceso, inevitablemente ese deseo disminuirá hasta desaparecer.

Ahora bien, existen razones comprobadas que justificarían esta falla, como es la presencia de la depresión, la dependencia del alcohol o drogas, el uso de medicamentos que tienen este efecto como secundario (antihipertensivos o antidepresivos), aburrimiento o infelicidad conyugal y problemas hormonales, entre otros.

El juego de la testosterona
Esta hormona juega un papel primordial en lo que a deseo sexual se refiere, ya que una baja en sus niveles produce inmediatamente una disminución de éste. Está comprobado que si se mantiene el nivel de testosterona, el deseo tanto en hombres como mujeres se conserva en equilibrio. Esto en un contexto en el que estén todos los otros factores en perfecto estado, ya que deben mantenerse todos en juego. Así no fallará el deseo.

El tratamiento en este caso debe ser realizado por un especialista, luego de efectuar un sinnúmero de exámenes para descartas otras complicaciones o para ver si es necesario también un tratamiento psiquiátrico paralelo.

Hay que tener en cuenta también, que la testosterona varía inevitablemente con el paso del tiempo. Así, durante la pubertad, sus niveles son elevados en comparación a la vejez. De allí que en la menopausia, las mujeres experimenten bajas en su libido. Claro que según los últimos estudios y avances científicos, las terapias hormonales y los parches con testosterona, ayudarían a mejorar el deseo sexual en esta etapa de la vida.

¿Cómo saber si nuestro deseo disminuyó?
Para saber si nosotras o nuestra pareja ha sufrido una baja en el deseo sexual, es importante conocer algunos de los síntomas más frecuentes de este trastorno. De esta manera, podremos reaccionar a tiempo y acudir a un especialista.

Marcado desinterés por el sexo. Esto es que ni siquiera las situaciones con alta carga erótica lo estimulan.

Angustia o dificultades interpersonales frente a una situación sexual.

Tendencia a esquivar situaciones preliminares a un acto sexual.

Temor a negarse a tener sexo y aceptación con alta carga de culpabilidad.
¿Cómo actuar?
Si lamentablemente existe un problema en el deseo sexual de alguna de las dos partes, es mejor actuar cuanto antes, ya que aunque se dice que el sexo no es lo principal en una pareja, tiende a menguar la relación y afectarla hasta niveles insospechados.

Por eso, lleva el tema a un lugar lejos de la cama y convérsalo con sinceridad. Puede que el tema provoque roces en un comienzo, pero acude a la ternura y la confianza, para calmar las aguas y hablar sin tapujos y miedos. Una vez planteado el tema, ve a un especialista para que descubra la verdadera razón de esta baja de libido y pueda desarrollar una terapia adecuada para el afectado y su pareja, ya sea a través de medicamentos o a nivel psicológico. Recuerda que todo tiene solución, y esta no es la excepción a la regla.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://elisamaria.foroes.org
 
LA FALTA DE DESEO SEXUAL
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» "DESEO...CARNAL"
» falta de bajo-relieve y excesivo brillo 20 Centimos Portugal 2011
» Para todos los poetas, un deseo...
» Frutos que se caen sin madurar: falta de fósforo.
» De "Fortuna" a "Las Trampas del Deseo" (Crítica)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Romance del Poéta :: Temas Variados :: Todo Mujer-
Cambiar a: